Search

¿De donde viene la Talavera?

Updated: Jan 24



De la artesanía regional, la Talavera Poblana es quizás la más representativa, ya que tiene una tradición de varios siglos, desde que se fundó la ciudad de Puebla, en tiempos de la Colonia Española, y que se ha mantenido hasta la actualidad. He aquí su historia.

Cuando los españoles llegaron a América, trajeron como parte de su cultura al nuevo mundo, el conocimiento en el diseño y la elaboración tradicional alfarera.

En el Siglo XVI, con la fundación de la Ciudad de Puebla, los colonizadores encontraron en esta nueva tierra, las condiciones propicias para, a través de talleres de alfarería, elaborar objetos utilitarios y decorativos, que con la experiencia en las técnicas, toma nuevas propuestas muy características del nuevo mundo.

La Cerámica de Talavera es actualmente reconocida como patrimonio de la humanidad.

A partir la mezcla de barros en greña y agua, se obtiene un material, que con el proceso de maduración, toma la característica de maleabilidad. Esto significa, que es perfectamente moldeable para ser trabajado con las manos, dando las formas más elaboradas a partir del formado en torno, y moldeado, dependiendo de la pieza. Una vez terminada, se deja secar en condiciones especiales durante un periodo específico, hasta quedar la pieza totalmente seca; El siguiente paso es horneado, hasta obtener el característico color rojo-naranja. En este paso, al producto se le denomina “jahuete”.

El esmalte es preparado a partir de “alarca”, una amalgama de plomo y estaño que es molida junto con arenilla. Los objetos en cuestión son cubiertos por inmersión o escurrimiento, por el esmalte, limpiando las orillas de apoyo en la base, conocido como “relez”, dejando descubierto en ellas, el color del barro.

El decorado, en el cual los colores usados son de origen mineral y elaborados en el mismo taller, son: azul gordo, azul fino, verde, amarillo, naranja y negro. Son aplicados sobre el esmalte seco, a mano mediante dos técnicas: plumeado y borroneado, utilizado para diseños únicos, y el estarcido, que no limita la creatividad para replicar los diseños.

Una vez terminado el decorado, se somete la pieza a una segunda cocción, en un horno a muy alta temperatura, la cual le da el terminado vidriado y los colores finales, que no pueden verse durante el proceso anterior.

Debido al auge de este arte en la zona de Puebla durante la colonia, el gremio locero pidió al virrey elaborar una serie de ordenanzas para regular los procesos y la calidad de los productos. Es así como se logró preservar la tradición hasta que, con la independencia de México en 1810, estas ordenanzas perdieron validez. Sin embargo, los procesos de elaboración lograron sobrevivir, siempre con el riesgo de perderse en el tiempo. Algunos talleres, debido al incremento en la demanda, dejaron atrás las tradiciones y se enfocaron a la producción en masa y grandes volúmenes de venta, por lo cual, en la década de 1990, se inicia una lucha por la preservación de la tradición, y se creó un Consejo Regulador de Talavera, que mantiene controlados los procesos de elaboración y la calidad, así como la denominación de origen.

Es importante tener en cuenta que, muchos otros talleres, a pesar de no estar certificados, no han perdido la tradición que durante generaciones se han mantenido, sin embargo, han surgido también imitaciones que, siendo industrializadas, han ocasionado que se dude de la autenticidad, así como incurrir al engaño que pueda hacerse a quienes gustan de tan apreciado arte sin ser conocedores.



#Talaver #hechoamano #piezasúnicas #artesanosmexicanos #Puebla

10 views0 comments

Recent Posts

See All